Ántrax


El ántrax es una enfermedad aguda producida por la bacteria Bacillus anthracis, que puede ser letal en todas sus formas. Los humanos lo contraemos por exposición a la sangre o a los tejidos de animales infectados,
800px-Bacillus_anthracis_Gram.jpg
Microfotografía del Bacillus anthracis
si nos los comemos, o si nos exponemos a una gran cantidad de esporas del mismo, las cuales pueden sobrevivir durante décadas en casi cualquier ambiente.

Lo realmente peligroso de las esporas de ántrax es que se pueden hacer crecer in vitro y posteriormente usarlas como un arma biológica (como ocurrió en el 2001, cuando Bruce Edwards Ivins envió sobres de ántrax con el objetivo de colapsar el sistema postal de EEUU y provocó cinco muertes; más información aquí ). El ántrax no pasa de una persona o animal infectado a otro directamente, sino que, al ser esporas, se transportan en la ropa, en los zapatos... y un cadáver de una persona que falleció por ántrax es una fuente muy peligrosa de esporas.

El ántrax infecta de tres maneras: por ingestión (intestinos), por inhalación (pulmones) o de manera cutánea (piel). Cada una de estas maneras causa síntomas diferentes, pero lo normal es que se aísle a cualquier persona sospechosa de haberlo contraído, sea de la manera que sea.
Milzbrand.jpg
Lesión provocada por el ántrax cutáneo


La manera más peligrosa es por inhalación. Es la que se usa en ataques bioterroristas y la mortalidad, aun tratando pronto la infección, es casi del 100%. Empieza como una gripe que no se cura y el sistema respiratorio se acaba colapsando. Si se contrae por ingestión al comer carne infectada por ántrax, se vomita sangre, se tiene diarrea, se inflama el intestino y se pierde el apetito. Esta forma de infección es tratable y la mortalidad varía entre el 25% y el 60%, dependiendo cuánto se tarde en comenzar el tratamiento. La infección en la piel se distingue por ser un punto negro grande (úlcera) indoloro. No es mortal si se trata, pero si se deja sin tratar la mortalidad es del 20%.

Existen vacunas contra el ántrax, pero deben administrarse antes de la infección y no duran para siempre. También se usan antibióticos, pero es muy importante administrarlos cuanto antes.