Toxina Botulínica


La toxina botulínica la elabora una bacteria denominada Clostridium botulinum. La ingestión de alimentos contaminados por toxina botulínica produce botulismo, una enfermedad que se caracteriza por sequedad de boca, dolor abdominal, náuseas y vómitos y parálisis muscular progresiva.
clostridiumbotulinum1.jpg
Clostridium botulinum


La botulina es la sustancia más tóxica que existe para el ser humano: el probar una sustancia contaminada para confirmar que se encuentra en mal estado puede causar graves intoxicaciones o incluso provocar la muerte. Sin embargo, si se trata a tiempo, se reduce el riesgo de fallecimiento, aunque el paciente puede estar convaleciente durante un mes.

Sin embargo, la capacidad que posee la toxina botulínica para producir parálisis muscular se aprovecha para tratar ciertas enfermedades neurológicas y en operaciones de cirugía estética (bótox). Generalmente, los alimentos contaminados por esta toxina se encuentran envasados en latas. En ocasiones, la ingestión de mínimas cantidades de toxina puede ser fatal y provocar la muerte por asfixia (se muere ahogado porque la toxina paraliza los músculos del sistema respiratorio).